Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

  • Programa Marco para la Gestión Sostenible de los Recursos Hídricos de la Cuenca del Plata, en Relación con los Efectos de la Variabilidad y el Cambio Climático
Usted está aquí: Inicio / Programa Marco / Visión de la cuenca

Visión de la cuenca

Aspectos críticos

 

Las estrategias de acciones en la región se basan en una ética que busca unir lo políticamente viable con lo socialmente equitativo en la gestión de agua.

La intervención humana ha acelerado dinámicas naturales y ha introducido desequilibrios ambientales que disminuyen la eficiencia de los esfuerzos de desarrollo, amplían los problemas sociales, amenazan en general su sostenibilidad a la vez que deterioran y erosionan sus recursos físicos y biológicos.

Los aspectos críticos son:

  • La variabilidad y cambio climático: que requiere mejorar el conocimiento y la predicción de la disponibilidad hídrica para evaluar las vulnerabilidades de los sistemas y las necesidades de adaptación. 
  • Las inundaciones y sequías: necesidad de identificar zonificación de áreas de inundación, fortalecimiento de redes de monitoreo, programas de alerta de eventos hidrológicos extremos y gestión del riesgo. 
  • El desarrollo agrícola: impacto en la producción de los sedimentos y contaminantes difusos, y la necesidad de incentivos para el uso de prácticas sostenibles. 
  • La biodiversidad en áreas húmedas y la pesca: monitoreo de los humedales y ecosistemas fluviales, programas para el manejo de la pesca y la creación de grupos de investigación regional.  
  • El saneamiento ambiental de las ciudades: considerando el desarrollo de estrategias regionales para establecer un plan integrado de agua potable, cloacas, drenaje urbano, residuos sólidos y contaminación industrial.  
  • Navegación: estableciendo una agenda positiva y acuerdos internacionales para la regulación de agua de lastre en puertos y en vías de la región.

 

Barreras a superar

 

Esta Visión integrada de la cuenca pasa, necesariamente, por el reconocimiento del ciclo hidrológico completo y, por lo tanto, de sus relaciones con los factores que definen y caracterizan el clima en el corto y mediano plazo (variabilidad climática), y en el largo plazo (cambio climático).

De acuerdo con la Visión integrada y los análisis realizados con fuerte involucramiento de los principales actores sociales en la cuenca, los factores y barreras a superar son los relativos a:  

  • Marcos legales diversos y desarticulados: cada país cuenta con una estructura jurídica diferente, en general no se consideran las interrelaciones que existen entre el agua, el clima y el suelo, no existen regulaciones armónicas sobre calidad de aguas y sólo hay una débil coordinación entre las instituciones responsables. 
  • Institucionalidad débil: el CIC tiene claras atribuciones para la planificación, la coordinación de la gestión y el seguimiento de las acciones, pero técnicamente es débil, aunque se vio fortalecido en su nuevo estatuto de 2002. Las instituciones nacionales actúan sobre los temas comunes con prioridad nacional y con escasas capacidades para volcar en el CIC las actividades definidas en su contexto. Se identificaron asimetrías en las capacidades institucionales para la gestión integrada del recurso. 
  • Falta de una visión para la gestión integrada de los recursos hídricos, que busque superar los enfoques sectoriales y parciales al momento de resolver los problemas. Falta información en zonas clave de la cuenca. 
  • Cambio en el uso del suelo: ha generado, en parte, la expansión de la frontera agrícola, la deforestación, la erosión de los suelos, y tiene incidencia en el clima, en el ámbito local y efectos aún no bien definidos sobre el clima regional y global. 
  • Limitaciones en las tecnológicas utilizadas en la producción agrícola y otras, que resultan en deforestación, quemadas y emisión de gases de efecto invernadero. Se incrementa la erosión de suelos y la sedimentación en vías navegables y embalses y un mayor uso de agroquímicos sin conocimientos adecuados sobre el impacto en aguas.  
  • Modelos descoordinados de gestión de presas: las presas producen energía y regulan la dinámica hídrica de los ríos. Los modelos de gestión de presas presentan todavía limitaciones para la operación multifocal del sistema integrado de agua y clima. 
  • Interferencias en la dinámica de los ecosistemas fluviales: En algunos tramos se constatan situaciones de sobreexplotación de especies ictícolas. La construcción de presas ha producido impactos en las migraciones de peces, en su dinámica biológica y en las cadenas tróficas de los ecosistemas. La introducción de especies exóticas, como el “mejillón dorado” conlleva impactos negativos sobre las presas y tomas de agua. 
  • Patrones de desarrollo urbano en condiciones de escasez de recursos y poblaciones marginadas: que incide en la falta de tratamiento de residuos sólidos y de aguas servidas, que constituye fuentes de contaminación, con impacto sobre el abastecimiento de agua a las poblaciones. La fuerte urbanización e impermeabilización del suelo han generado nuevos fenómenos de inundaciones urbanas con efectos desastrosos. 


Aunque estas problemáticas y las barreras identificadas ocurran en forma generalizada en la cuenca y requieran de acciones a escala regional, estas manifestaciones se identifican con particularidades en distintas subcuencas.

Bases para la Visión
La elaboración de una Visión de la Cuenca del Plata, compartida por los 5 países que la integran, tuvo en consideración las recomendaciones de las Metas de Desarrollo del Milenio y el Informe sobre Agua para el Siglo XXI: De la visión a la acción - América del Sur, elaborado por el Comité Técnico Asesor para América del Sur de la Asociación Mundial del Agua.